Skip to main content

Peludas....


Se llego el verano a Portland, y con su llegada arranca el desfile de las peludas!

Portland - Oregon, una ciudad donde la depilación parese ser no tan popular entre un vareado grupo de feminas, o feministas como muchas se llaman y justifican su fobia a la cuchilla de afeitar. A mi la verdad mi cultura e higiene personal me hacen tan cuadriculada que no me cabe en la cabeza tanta axila peluda, y mucho menos si estan cerca a mi comida, la posibilidad de un pelo axilar en mi ensalada me enloquece.

Comprendo y defiendo los parametros de liberdad e individualidad, y que puede ser decriminatorio el solicitarle a alguien depilarse las axilas y/o las piernas en orden de trabajar en cafeterias o restaurantes. Pero entonces ¿por salud publica, y estetica visual?, que tal hacer normativo que todas las personas que manipulan comidas y bebidas tengan que usar camisas manga corta durante sus jornadas laborales. Tiene sentido, ¿no?

El desfile de las peludas me revuelve el estomago cada vez que lo descubro en cualquier comedero, es tanto asi que en ocasiones prefiero tragar saliva e irme a un Mc Donald´s, por lo menos alla no tengo que ver pelos axilares en ningun lado, es más sólo la idea en este momento logra reblujarme la panza...

En fin, yo la verdad entiendo que es tedioso, muy tedioso el proceso depilatorio, pero creo que es una de las muchas cosas que debemos de esconder a la vista publica, no es solo estetico, es también una cuestion de aromaterapia, los olores son mas fuertes si tienen pelos de donde pegarse, y como todos sabemos, la humanidad ¡APESTA!.




Comments

Popular posts from this blog

What we started a drunken night out

I met Justin in Medellin in May 2007, while he was traveling around Colombia before moving to D.C to attend school. He visited Bogotá and the coffee country before arriving in Medellin, where he stayed at a hostel where one of my best friends, and occasional I, used to work. While I waited for my friend to finish her shift before going out, I saw him first and everything about him grabbed my attention. I remember asking my friend who he was but she was in a bad mood and wanted only to go out and dance the day off. I was glad when I saw him again at the bar I was dancing with friends. Yes, he was good looking and a good dancer but there was something else that made my eyes glued onto him. It was kind of embarrassing— it’s not the Latina seductive style to stare— but I couldn’t stop. Anyway, I’m not really a shy person so, in the end, it didn’t matter that much. Eventually, we found ourselves dancing with each other, pretended to talk and kissed.


We run into each other again the next nig…

La ilusión de la Paz me hace feliz y no lo puedo negar.

Ser mujer: un inevitablemente riesgoso destino

En el 2006 mi amiga Caro y yo viajamos juntas por Israel y Egipto. Juntas empacabamos maletas, viajamos por horas y nos aventurabamos a tierras, no solo lejanas, si no de idiomas y tradiciones ajenas a las nuestras. Juntas recorrimos pueblos y ciudades— de esas que escuchábamos en las misas del colegio los miércoles o veíamos en las siempre repetidas películas de la semana santa—, en las que nos hospedábamos en casas de amigos de amigos, hoteles que salían en libros, que algún "conocido" había recomendado o encontrabamos en Internet.  Caro y yo, así como imagino Mariana y Maria José, las mochileras argentinas, emprendimos ese viaje, a pesar de algunas reservas de familiares y amigos, para conocer lo diferente, aprender de otros, y saborear el mundo. Viajabamos para crecer, para ser.

Siempre me ha dolido aceptar la realidad de que las dos volvimos sanas y salvas por "debuenas*" porque esas reservas de familiares, amigos y hasta propias, están arraigadas en la real…