Skip to main content

Cinco Meses


Cada día de regreso a casa en mi bicicleta me acuerdo de que tengo un blog. Comienzo en el camino a narrar mi próxima entrada acá, hablando de la opinión no solicitada, la hora filosófica barata, mis opiniones políticas, en fin. Pero no pasa nada, y así se me pasaron cinco meses sin dar ninguna de ellas.

Cinco meses de silencio bloguero, ¡cinco meses!. No conté mis impresiones sobre las elecciones en Colombia, lo triste que me parece no poder votar desde la distancia y lo terrible que eran las opciones; No compartí lo bonito que me pareció el fútbol jugado en Brasil por el equipo de Pekerman, y que  genial era sentirse intoxicada de patriotismo y optimismo; No narre las aventuras de J y yo para ser los propietarios de una casita en la esquina en una calle de Portladnd; Y completamente se me paso celebrar que no falto nieto para tener a mi mamá de visita por 3 semanas estrenando el cuarto de huéspedes de dicha casita. Cinco meses...

Ahora viviendo en el presente hoy fue ese único día que en estos cinco meses me siento frente al teclado a escribir lo que dice la cosa en mi cabeza. Me prometo no será la última y quizás ustedes me puedan ayudar, de cual cinco les gustaría que hablara primero? Tal vez les haga caso.

Comments

Popular posts from this blog

What we started a drunken night out

I met Justin in Medellin in May 2007, while he was traveling around Colombia before moving to D.C to attend school. He visited Bogotá and the coffee country before arriving in Medellin, where he stayed at a hostel where one of my best friends, and occasional I, used to work. While I waited for my friend to finish her shift before going out, I saw him first and everything about him grabbed my attention. I remember asking my friend who he was but she was in a bad mood and wanted only to go out and dance the day off. I was glad when I saw him again at the bar I was dancing with friends. Yes, he was good looking and a good dancer but there was something else that made my eyes glued onto him. It was kind of embarrassing— it’s not the Latina seductive style to stare— but I couldn’t stop. Anyway, I’m not really a shy person so in the end, it didn’t matter that much. Eventually, we found ourselves dancing with each other, pretended to talk and kissed.


We run into each other again the next nigh…

La ilusión de la Paz me hace feliz y no lo puedo negar.

Ser mujer: un inevitablemente riesgoso destino

En el 2006 mi amiga Caro y yo viajamos juntas por Israel y Egipto. Juntas empacabamos maletas, viajamos por horas y nos aventurabamos a tierras, no solo lejanas, si no de idiomas y tradiciones ajenas a las nuestras. Juntas recorrimos pueblos y ciudades— de esas que escuchábamos en las misas del colegio los miércoles o veíamos en las siempre repetidas películas de la semana santa—, en las que nos hospedábamos en casas de amigos de amigos, hoteles que salían en libros, que algún "conocido" había recomendado o encontrabamos en Internet.  Caro y yo, así como imagino Mariana y Maria José, las mochileras argentinas, emprendimos ese viaje, a pesar de algunas reservas de familiares y amigos, para conocer lo diferente, aprender de otros, y saborear el mundo. Viajabamos para crecer, para ser.

Siempre me ha dolido aceptar la realidad de que las dos volvimos sanas y salvas por "debuenas*" porque esas reservas de familiares, amigos y hasta propias, están arraigadas en la real…