Skip to main content

Visitante en tu propia casa



Esquina en el Parque del Poblado. Medellín
En la maleta se empacaron las expectativas de regresar a casa. Antes del viaje la memoria trae las imágenes  de los lugares familiares tan amados y conocidos. No ha pasado mucho tiempo,— dos o tres años quizás—,  y sin embargo el aroma, las texturas y las emociones  han alcanzado el estado de casi idolatría. Cada vez que se achica la cuenta regresiva se añoran más y más el reconenctarse con esos sabores y olores arraigados al alma. La memoria comienzan a recorre calles, bares, casas, parques y restaurante en los que se crearon y nacieron historias ¡No ves la hora ve ir a casa!



Te montas en el avión y durante las más de 18 horas de vuelo continuas haciendo planes en tu mente "¡Que rico! voy comer papita criolla, granadilla, empanadas.....Ahhh no veo la hora de tomarme una cervecita en el parque... Que bien sentarme a leer en la ventana de la casa de mis papás...". Estas volviendo a casa, a tu tierra, y aunque no sea para quedarte no vas de turista. Planear y soñar esos reencuentros con lo familiar entretienen el tedio de los aeropuertos.

Llegas y no tardas mucho en descubrir que sin duda todo ha cambiado. Desde el cielo ves más techos que cultivos, desde la calle ves más luces que estrellas. Abres la maleta y te encuentras casi de inmediato comparando todo lo que te era tan conocido con lo que tienes en frente. Te ves un poco ridículo preguntado "¿Qué pasó con mi café favorito ? ¿Qué fue de la casa abandonada en la esquina? Oíste, ¿pero para qué otro centro comercial en menos de 10 cuadras?" Todo es ahora obra en construcción.

Descubres pronto que la rápida  metamorfosis  remplazó casi todo el verde y la sombra de los árboles del barrio por palmeras y arbusto. El humo de los carros y el ruido de las motos ahoga el canto de los pájaros, —esa es ahora la verdadera melodía de la ciudad—, y hacen el aire pesado y caliente. El calor y sabor a polución en la boca te hacen sentir como turista. La ciudad esta distintamente igual y en ese tiempo que ha pasado sin pisar su suelo la energía que sentías ya no es la misma. Los venteros ambulates pregonan las novedades musicales,  libros y películas no conoces.  Todas las canciones en la radio suenan iguales, pero los artistas son diferente, nuevos para vos. La ciudad se sigue extiendo por las laderas de las montañas dramática, voraz y menos, mucho menos de verde.

Te ves confundida sopesando las expectativas con la realidad. Te duele volver y no ver la Medellín tan  linda de la memorias, tan primaveral como en su "apodo", tan verde como la soñabas. Descubres que quizás ahora sos forastera en esas calles recorridas por décadas y cuando  la tercera persona en un almacén cualquiera te pregunta "usted no es de acá, ¿verdad?" te das cuenta que sin proponértelo te haz convierto en una visitante en lo que antes y siempre llamabas tu propia casa.

Comments

Popular posts from this blog

What we started a drunken night out

I met Justin in Medellin in May 2007, while he was traveling around Colombia before moving to D.C to attend school. He visited Bogotá and the coffee country before arriving in Medellin, where he stayed at a hostel where one of my best friends, and occasional I, used to work. While I waited for my friend to finish her shift before going out, I saw him first and everything about him grabbed my attention. I remember asking my friend who he was but she was in a bad mood and wanted only to go out and dance the day off. I was glad when I saw him again at the bar I was dancing with friends. Yes, he was good looking and a good dancer but there was something else that made my eyes glued onto him. It was kind of embarrassing— it’s not the Latina seductive style to stare— but I couldn’t stop. Anyway, I’m not really a shy person so in the end, it didn’t matter that much. Eventually, we found ourselves dancing with each other, pretended to talk and kissed.


We run into each other again the next nigh…

La ilusión de la Paz me hace feliz y no lo puedo negar.

Ser mujer: un inevitablemente riesgoso destino

En el 2006 mi amiga Caro y yo viajamos juntas por Israel y Egipto. Juntas empacabamos maletas, viajamos por horas y nos aventurabamos a tierras, no solo lejanas, si no de idiomas y tradiciones ajenas a las nuestras. Juntas recorrimos pueblos y ciudades— de esas que escuchábamos en las misas del colegio los miércoles o veíamos en las siempre repetidas películas de la semana santa—, en las que nos hospedábamos en casas de amigos de amigos, hoteles que salían en libros, que algún "conocido" había recomendado o encontrabamos en Internet.  Caro y yo, así como imagino Mariana y Maria José, las mochileras argentinas, emprendimos ese viaje, a pesar de algunas reservas de familiares y amigos, para conocer lo diferente, aprender de otros, y saborear el mundo. Viajabamos para crecer, para ser.

Siempre me ha dolido aceptar la realidad de que las dos volvimos sanas y salvas por "debuenas*" porque esas reservas de familiares, amigos y hasta propias, están arraigadas en la real…