Skip to main content

De regreso a Medellin


Estar en Medellin, despues de 1 año y medio ha sido hasta el momento muy gratificante: familia, amigos, arepas, empanadas y aguardiente, algo que sin duda extrañaba.

Me encuentro con la misma ciudad en construcción que deje, algunas obras nuevas y otras aún por terminar. Con la sonrisa amable y la alegria de mis amistadas, muchas de las cuales no se veian desde mi partida, con algo diferente pero que siguen siendo las mismas. Me refiero a que me encuentro con la misma familia llena de energia, humor y cariño.

Es delicioso recuperar esa familiaridad que se gana al vivir por más de 20 años en el mismo lugar y tener las mismas amistades por casi el mismo tiempo, familiaridad que es una de las cosas que mas extraño estando en Portland, pero es también bueno, descubrir quen apesar de haberla recuperado ciento que extraño a Portland y que puedo respirar más tranquila por vivir alli, tan lejos de Medellín, lejos del nido, tan lejos de la arepa, la empanada y del aguardiente.

Comments

  1. Que bueno verte.... y lo mejor es sentir que el tiempo y la distancia parecen no disminuir nuestra amistad.
    Aunque en este año y medio han ocurrido muchos momentos en los que te he extrañado me da una inmensa felicidad ver que estas tan bien y tan convencida de la decisión que tomaste, y estoy segura que así pasen muchisisisisimos años siempre en mi corazón y en mis recuerdos vas a tener un espacio grandote. Se te quiere mucho!!!

    ReplyDelete
  2. Hermosa! Home is where your heart is... everywhere!!!

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

What we started a drunken night out

I met Justin in Medellin in May 2007, while he was traveling around Colombia before moving to D.C to attend school. He visited Bogotá and the coffee country before arriving in Medellin, where he stayed at a hostel where one of my best friends, and occasional I, used to work. While I waited for my friend to finish her shift before going out, I saw him first and everything about him grabbed my attention. I remember asking my friend who he was but she was in a bad mood and wanted only to go out and dance the day off. I was glad when I saw him again at the bar I was dancing with friends. Yes, he was good looking and a good dancer but there was something else that made my eyes glued onto him. It was kind of embarrassing— it’s not the Latina seductive style to stare— but I couldn’t stop. Anyway, I’m not really a shy person so, in the end, it didn’t matter that much. Eventually, we found ourselves dancing with each other, pretended to talk and kissed.


We run into each other again the next nig…

La ilusión de la Paz me hace feliz y no lo puedo negar.

Ser mujer: un inevitablemente riesgoso destino

En el 2006 mi amiga Caro y yo viajamos juntas por Israel y Egipto. Juntas empacabamos maletas, viajamos por horas y nos aventurabamos a tierras, no solo lejanas, si no de idiomas y tradiciones ajenas a las nuestras. Juntas recorrimos pueblos y ciudades— de esas que escuchábamos en las misas del colegio los miércoles o veíamos en las siempre repetidas películas de la semana santa—, en las que nos hospedábamos en casas de amigos de amigos, hoteles que salían en libros, que algún "conocido" había recomendado o encontrabamos en Internet.  Caro y yo, así como imagino Mariana y Maria José, las mochileras argentinas, emprendimos ese viaje, a pesar de algunas reservas de familiares y amigos, para conocer lo diferente, aprender de otros, y saborear el mundo. Viajabamos para crecer, para ser.

Siempre me ha dolido aceptar la realidad de que las dos volvimos sanas y salvas por "debuenas*" porque esas reservas de familiares, amigos y hasta propias, están arraigadas en la real…