Skip to main content

La ilusión de la Paz me hace feliz y no lo puedo negar.



El pasado jueves 23 de junio del 2016 fue un día histórico para Colombia y la historia del conflicto armado interno. Después de 4 años de negociaciones—52 en Guerra— el gobierno Colombiano y las FARC, en la Habana, Cuba, firmaron los puntos del acuerdo que busca el fin del conflicto armado entre las partes y llegar finalmetne a la paz. Algo que no creí sería testiga en vida. 

Aunque esta noticia no significa el punto final de la violecia y del conflicto en Colombia o entre las partes inmediatamente, si es un hecho que vale la pena celebrar. Sorprendentemente para muchos esto paso de largo y no es más que otra ofensa de los guerrilleros; una farsa de Santos; un ataque a la gente de bien. Es una paz "arrodillada", el anuncio del “Castro-Chavismo” que viene y le hacen campaña al NO y hablan de resistencia civilYo no. Yo desde el 23 de junio, aunque un poco intranquila por ver reacciones negativas entre familiares y amigos, no he podido dejar de sonreír y acariciar la idea de un futuro mejor, por un cambio de historia. Yo abrazo mi esperanza, esa que se había aprendido acallar por crecer en un país en guerra. Yo desde ese jueves no he podido deja de pensar tampoco en mi hermana y de pensar en que ella, como yo, estaría de fiesta.

Cuando yo era pequeña y no tenia que ir al colegio me gustaba acompañar a mi hermana a la Universidad de Antioquia donde ella estudiaba Comunicación Social y Periodismo. Me encantaba sentarme en la ultima fila del salón de clase y aprender con ella y sus compañeros del ejercicio del periodismo, recorrer los pasillos de la U de A y comer pálito de queso con  jugo de guabanana en leche del caspete cerca de la piscina. A mi hermana Iza (Maritza) no le importaba llevar a su hermanita, 8 años menor que ella, a cosas de grandes y a mi me encantaba rodearme de sus amigos, aprender de ellos, y con ellos, de política, cultura, justicia social y escucharlos debatir sus sueños de ser protagonistas y narradores de las historias que transformarían a Colombia en un país en paz con justicia  para todos.

No es sorpresa decir que Iza y yo fuimos siempre muy unidas, tanto que compartimos cuarto toda la vida hasta que en 1997 ella fue contratada para manejar la oficina de comunicaciones de la alcaldía de Apartado, en el Uraba Antioqueño — una de las tantas areas desangradas por choques entre las fuerzas militares, paramilitares y guerrillas-. Pero a mi siempre valiente Iza que la zona fuera violenta, que ser periodista en Colombia es una profesión de alto riesgo, o que no se necesitaba "poner en tanto riesgo" como que de verdad no le importaba y se fue a encarar el reto dejándonos a todos con el padre nuestro en la boca y a mi mamá con la veladora encendida. 

En el Foro Social Mundial, 2006
A mi mamá le toco encender muchas veladoras. La vida profesional de Iza no la alejaría de los ideales de equidad y justicia social que la veía discutir con sus compañeros. El trabajo con la Pastoral Social la llevo a otras zonas de conflicto antes de regresar a Medellin, en donde se vinculo con Mujeres que Crean. Y así fue, como desde el 2002, volvimos a compartir cuarto, a sentarnos con sus amigo a hablar del conflicto, a asistir a marchas contra la violencia de genero y hasta viajar juntas al foro social mundial en Caracas, Venezuela en el 2006. 

"Por lo menos no la  secuestraron, mataron o desaparecieron”, recuerdo decir con voz quebrantada el 22 de diciembre de 2006 al enterarme de su muerte. Y si, las probabilidades de que aquellos que la hubieran “matado, secuestrado o desaparecido” fuesen de las FARC eran alta, aunque quizás igual de altas con cualquier otro actor del conflicto armado, pues públicamente ella  siempre “cuestionó el interés por esconder el conflicto cuando, según ella, a diario los hechos evidencian otra cosa.”

Algunos dirán que mi credibilidad en el más reciente proceso de paz en Colombia y el fin de una guerra tiene que ver con que me libré de sumar y llorar a mi Iza como una víctima de las FARC. Pero no, es precisamente por ella que no puedo dejar de creer en el. Negar la importancia de las noticias del 23 de junio del 2006 es como olvidar los riesgo que ella tomó para que se llegará a ese día. Es negar su trabajo y, más importante aún, es negar ese legado y la huella que dejo en mi. Se que a ella, tanto como a mi, la ilusión de una paz más cercana la hacen hoy feliz.


Comments

Popular posts from this blog

What we started a drunken night out

I met Justin in Medellin in May 2007, while he was traveling around Colombia before moving to D.C to attend school. He visited Bogotá and the coffee country before arriving in Medellin, where he stayed at a hostel where one of my best friends, and occasional I, used to work. While I waited for my friend to finish her shift before going out, I saw him first and everything about him grabbed my attention. I remember asking my friend who he was but she was in a bad mood and wanted only to go out and dance the day off. I was glad when I saw him again at the bar I was dancing with friends. Yes, he was good looking and a good dancer but there was something else that made my eyes glued onto him. It was kind of embarrassing— it’s not the Latina seductive style to stare— but I couldn’t stop. Anyway, I’m not really a shy person so, in the end, it didn’t matter that much. Eventually, we found ourselves dancing with each other, pretended to talk and kissed.


We run into each other again the next nig…

Ser mujer: un inevitablemente riesgoso destino

En el 2006 mi amiga Caro y yo viajamos juntas por Israel y Egipto. Juntas empacabamos maletas, viajamos por horas y nos aventurabamos a tierras, no solo lejanas, si no de idiomas y tradiciones ajenas a las nuestras. Juntas recorrimos pueblos y ciudades— de esas que escuchábamos en las misas del colegio los miércoles o veíamos en las siempre repetidas películas de la semana santa—, en las que nos hospedábamos en casas de amigos de amigos, hoteles que salían en libros, que algún "conocido" había recomendado o encontrabamos en Internet.  Caro y yo, así como imagino Mariana y Maria José, las mochileras argentinas, emprendimos ese viaje, a pesar de algunas reservas de familiares y amigos, para conocer lo diferente, aprender de otros, y saborear el mundo. Viajabamos para crecer, para ser.

Siempre me ha dolido aceptar la realidad de que las dos volvimos sanas y salvas por "debuenas*" porque esas reservas de familiares, amigos y hasta propias, están arraigadas en la real…

In the Land of Freedom

Since the arrival of the first European immigrants to North American the country known today as: The United States of America started to be built on immigrant blood.From mass immigration though Ellis Island, New York, in the early 1900’s to crossing the border walking the deserts of Texas or Arizona today, the idea of America as the land of freedom, where the sky is the limit, has attracted and continues attracting immigrants around the globe. For many years, in order to control the unstoppable immigration; which has apparently transformed into a problem, thought the years different immigration polices and strategies has been used being Secure Communities being one of the most recent.Although Secure Communities has effectively deported dangerous criminals, the program should not be enforced nationwide as a federal law because it breaks apart American families while reducing the cooperation between illegal immigrant communities and local police.After the attacks on September 11th the D…